“No me importó que dijeran que mi ropa era huachafa”

Entrevistas
Tipografía

Carmen Villavicencio es una joven diseñadora que se inspira en la cultura popular y que hoy exporta a Europa.

Desde que salió del colegio, Carmen Villavicencio se propuso tener su empresa de confecciones. Quiso estudiar arte, pero siguió el consejo de sus padres y llevó la carrera de contabilidad “para no depender de nadie”.

Cuando llegó a ocupar un cargo jefatural en un hotel cinco estrellas, supo que era el momento de sacar su marca de ropa: KMK. “Antes de eso estudié serigrafía y dibujo, me relacioné bastante con el diseño de modas. Fui a Gamarra (el mayor emporio de confecciones del país) a aprender sobre telas. Empecé a diseñar una línea de polos para mujer con cinco colores básicos. Lo amplíe a casacas, poleras y polivestidos. Los estampados eran temas urbanos que vemos todos los días en Lima: los boletos de la combi, íconos populares, como La Sarita o Chacalón”, recuerda.

En televisión

En el 2008, Carmen observa que en el negocio de las marcas independientes nadie se había atrevido a estampar los populares afiches o carteles de la denominada ‘cultura chicha’. “Por los colores, era un diseño atrevido. Lo hice y algunos dijeron que mi ropa era huachafa, que no usarían ropa de cholo, pero no me importó. La gente lo aceptó”, asegura.

En 2010 no solo da el salto a la exportación empezando a vender a España y Francia, sino que su marca aparece en televisión. “Me llaman para auspiciar el programa Al fondo hay sitio (una de las series más exitosas de la televisión peruana). Los personajes utilizaron mis productos, carteras y cinturones, principalmente. También pasó lo mismo en la serie Yo no me llamo Natacha, donde la actriz Maricarmen Marín viste las prendas”, explica.

Pero no fue todo. La serie Gamarra utilizó todo su stock para recrear la historia de una joven emprendedora que, como ella, saca su marca de ropa. “La gente se empezó a interesar más por mis diseños. Las ventas han mejorado”, dice.

Este año, Carmen planea abrir su propia tienda. Por lo pronto, ha colocado sus productos en tres tiendas de Lima (La loca de la casa, Gatos y trapos, y Atómika). Asimismo, hizo una reciente venta de carteras a Nueva Zelanda.

“Ayer estuve sentada en Gamarra y vi un puesto de raspadilla y pensé que podría plasmarlo en una prenda”, afirma Carmen, quien no deja de crear.

Datos

La marca KMK está inspirada en los nombres de su creadora: Carmen Carola.

Obtuvo la autorización para el uso de la Marca Perú en sus productos.

Para conocer más sobre las prendas y accesorios visite la web: www.kmkperu.com

Por: Rudy Palma

Fuente: Perú21

Usuarios Online

Hay 108 invitados y ningún miembro en línea