PwC: “Las empresas tienen que ganar eficiencia pero no a costa de despedir personal”

Entrevistas
Tipografía

PwC: “Las empresas tienen que ganar eficiencia pero no a costa de despedir personal” “Hay una preocupación en las empresas por formar su propio talento, es más económico y genera mayor fidelidad”, dijo Orlando Marchesi, socio principal de PwC.

Orlando Marchesi sí puede hablar de una carrera laboral. Ingresó hace 23 años a PwC (antes PricewaterhouseCooper)como practicante y hoy es el socio principal de la firma. Conversamos con él sobre todos los cambios que a nivel empresarial se han dado en este tiempo.

En estos 23 años trabajando en PwC, ¿qué cambios han observado en las empresas?
En materia tributaria la responsabilidad y los controles. La preocupación de los empresarios por el cumplimiento ha evolucionado mucho desde mediados de los noventa a la fecha. Las empresas ahora se preocupan mucho por evitar las contingencias tributarias.

¿Hay cambios en otras áreas?
Tal vez hace 15 o 20 años no era tan relevante el gobierno corporativo y hoy lo es. Las empresas que tienen los mejores modelos se precian de tenerlos y es bastante conocido en el mercado quiénes tienen las mejores prácticas y hacia dónde van.

¿Qué tan importante es hoy el tema del personal?
El tema de talento es sumamente importante. Para ganar ventajas competitivas se requiere talento y el mejor talento se disputa en el mercado. Hay una preocupación en las empresas por formar su propio talento, es más económico y genera mayor fidelidad.

¿Cómo se evidencia esta importancia?
Por ejemplo, antes había un gerente de RR.HH. Hoy el tema ha sido elevado a nivel de dirección, hay una gerencia de desarrollo de talento, hay otra gerencia de reclutamiento, hay distintas funciones dentro de RR.HH. porque es relevante para las empresas.

¿Las empresas están invirtiendo más en este rubro?
Sí. Antes la inversión estaba centrada en un entrenamiento fuerte al personal; hoy las empresas hacen mucho esfuerzo por tratar de mejorar a los jefes.

Existen muchos estudios que revelan que más del 70% de los trabajadores que renuncian es porque quieren dejar a su jefe y no a la organización, entonces cualquier empresario inteligente dice: me es más económico entrenar bien a mis jefes para asegurar la fidelización de mi gente y no perder el talento.

Pero muchas veces, ante una crisis, lo primero que se hace es reducir personal...
A las empresas les falta tener una visión de largo plazo. Lamentablemente el accionista siempre va a querer el beneficio inmediato y por eso a veces las decisiones se toman pensando en el corto plazo y se despide gente que luego de un par de años hay que volver a contratar. Se despide talento que se formó sin tomar en cuenta ese costo.

¿Qué deberían hacer las empresas?
Las empresas tienen que buscar otras formas de ganar eficiencia que no sea necesariamente a costa del personal.

¿Se puede lograr?
Sí, por ejemplo, muchas veces las empresas mineras, afectadas por los ciclos económicos encuentran otras maneras de afrontarlo (renegociación con los contratistas, mejoras de procesos, etc.). Lo importante es hacer el esfuerzo de ganar eficiencia para que cuando las épocas mejoren se capitalicen los mejores márgenes. Eso aplica a cualquier
industria.

Tecnología
Además del recurso humano, ¿que otras áreas han ganado importancia en las empresas?
Tecnología. Antes (hace 5 año) había gerentes de tecnología, hoy ya se puede encontrar al Chief Information Officer, que es una posición mucho más estratégica, para el ahorro de costos, la eficiencia del control de gestión. Hay múltiples aristas en este tema.

¿Hay profesionales para cubrir este nuevo puesto?
Esta posición se está revalorizando, hay ciertos skills que se requieren que no solo es la parte técnica, hay que conocer de procesos, tener una buena formación. Profesionales con un MBA y experiencia en proceso no hay tantos.

Productividad
¿Cómo han cambiado los empresarios en estos últimos años?
Se han profesionalizado muchísimo en diversos aspectos, en manejo financiero, en el manejo de sus recursos humanos y en el entorno social. Los empresarios siguen evolucionando y ojalá en los siguientes cinco años muchas más empresas puedan seguir contagiándose estas mejores prácticas a muchas más empresas.

¿Cree que todas las empresas podrán lograrlo?
Sabemos que existe un problema de formalización muy grande y el Gobierno va a trabajar bastante en tratar de formalizar a este sector, pero el aspecto fiscal es solo una de las patas de esa mesa. ¿Por qué tenemos que dar tasas más bajas?, porque la productividad es muy baja. Tendríamos que trabajar el aspecto de cómo mejorar la productividad.

¿Las empresas son consciente de esa necesidad?
Las empresas todavía no son conscientes de la necesidad de mejorar la productividad, de mejorar sus procesos, tener mejor talento, mejor
capacitación.

¿Hay diferencia entre las empresas grandes y las pequeñas?
Sí. Las empresas grandes se preocupan mucho de la última línea, de tener mejor gente y mejores sistemas, pero en las empresas medianas y pequeñas muchos procesos son manuales, la contabilidad es manual, y eso hace más difícil mejorar la productividad.

¿Qué se puede hacer?
Creo que hay un campo para explorar muy grande, no solo en capacitación de personas sino en procesos. Quizá sea necesario dotarlos con softwares de bajo costo subsidiados o no para ayudarlos en las distintas funciones que deben llevar adelante.

Auditoría
¿Cuánto han cambiado los procesos de auditoría a las empresas en estos años?
El mayor cambio es el uso de la tecnología. Cuando yo empezaba el trabajo de auditoría, se hacía en hojas de 14 columnas a mano con lápiz y calculadora con wincha. Hoy se usa un software especial y dentro de unos años será un trabajo mucho más tecnificado, la tecnología ha sido el principal cambio.

¿A nivel normativo también se han dado cambios?
Las normas contables evolucionan mucho más rápido que las tributarias y estamos en ese sentido muy pegados a la tendencia internacional. Se han dado esfuerzos muy grandes de capacitación.

¿Las empresas entienden la importancia de la auditoría?
Las empresas más grandes entienden que la auditoría es el medio para lograr un fin (por ejemplo, conseguir fondos). Si quieren hacer una emisión de bonos necesitan una auditoría de primer
nivel.

¿No pasa lo mismo con las empresas medianas?
Las empresas más pequeñas no ven la finalidad de hacer auditorías. En la medida que las empresas tengan una necesidad de capital más grande irán mirando de otra manera a la auditoría.

¿Además de la auditoría a qué se dedica hoy PwC?
La oferta de servicios de consultoría es ahora superior a los servicios de auditoría.

Trabajamos rubros como el financiero, estrategia, tecnología e infraestructura. Hace unos años la firma a nivel global adquirió Booz & Company con la idea de fortalecer los servicios de auditoría.

¿Qué mercado es más competitivo, el de auditoría o el de consultoría?
En el mercado de consultoría estamos encontrando mejor espacio para vender el valor. Auditoría es un mercado mucho más competitivo y los clientes cada vez buscan menores precios.

Por: Julio Lira Segura

Fuente: Gestión

Usuarios Online

Hay 117 invitados y ningún miembro en línea