Sensual y eróticamente inteligentes

Tabú
Tipografía

Un gran número de personas siente algún grado de insatisfacción con su vida sexual, pero no lo admite y no consigue resolverlo. En estadísticas mundiales sobre la vida sexual de los individuos, sorprenden los números que hablan de hombres y mujeres con deseos sexuales inhibidos, con dificultades orgásmicas, insatisfechos con la frecuencia sexual, con relaciones de pareja conflictivas, en fin con una vida sexual no placentera.

Más que nunca se habla sobre sexo en televisión, por radio, las revistas muestran cientos de imágenes de alto contenido erótico, sin embargo la inmensa mayoría de las parejas sigue sin hablar abiertamente del tema. La sociedad presiona para alcanzar el máximo dominio de la técnica sexual, para así poder meter el gol del orgasmo a través de olimpiadas sexuales. Mujeres anorgásmicas ahora deben ser multiorgásmicas y los hombres deben estar dispuestos a una erección a cualquier hora del día. Como resultado, los varones sufren su frustración, en silencio, desalentados e incapaces de afrontar sus miedos e inseguridades sexuales más profundas. Muchas personas acaban sintiéndose confusas y avergonzadas por sus deseos y conductas eróticas, y con la sensación de no conocer a su pareja.

Indudablemente, los fracasos de muchas relaciones amorosas son fruto de tabúes, mitos, inhibiciones, creencias religiosas y morales, carencias emocionales, experiencias traumáticas y de la educación recibida, entre otros muchos factores.

¿Qué se puede hacer?
Lo primero es informarnos, preguntar, recurriendo a fuentes confiables. Eliminando mitos y tabúes, aun arraigados en la sociedad, que crean culpa y vergüenza. Si dejamos que los mitos interfieran, sexualmente, nos volvemos torpes: reprimidos, inhibidos y no podremos distinguir cuándo un encuentro responde a la mera atracción sexual, al amor o a la necesidad de huir de la soledad.

Una vez que estamos bien informados, es importante conocer, investigar y descubrir nuestro cuerpo. ¿Qué me gusta? ¿Qué no me gusta? ¿Qué me excita? ¿Qué me atrae? ¿Dónde me gusta ser estimulada /o? Muchas mujeres limitan sus posibilidades de goce al afirmar: "Si él quiere tener relaciones entonces yo también, si él no lo desea yo no lo propongo. Si él quiere hacerlo en alguna posición yo lo hago, yo no propongo. Él tiene que saber cómo me gusta". Cuando les pregunto si existe un placer sexual individual, éste no existe. Se vive todo en función de la pareja.

Es importante preguntarse cuestiones íntimas y respondernos sinceramente. Un objetivo importante, al respondernos todo esto, es poder conectarnos con el otro, contarle cuales son nuestras necesidades y deseos y escuchar al otro, sin prejuzgar y sin ser críticos. Mejorar nuestra vida sexual no depende de la suerte, de la belleza o del sex appeal innato sino de habilidades que las personas pueden adquirir y desarrollar.

Por Diana Resnicoff

Fuente: Hablemos de sexo