Sentirse sexualmente mejor

Tabú
Tipografía

Varones y mujeres, muestran a través de sus consultas, su necesidad de alguna respuesta que les permita sentirse sexualmente mejor.

Amalia (32 años): Con mi pareja teníamos buen sexo, pero desde hace un tiempo sólo lo hace a oscuras o en posiciones en que no podemos mirarnos. ¿Será que ya no me desea? El dice que todo está igual, pero yo no le creo

El estímulo visual es muy importante para la excitación y el orgasmo y el estar frente a frente aumenta la estimulación al ver la expresión y el rostro de la pareja. Creo que como algo pasa hay que hablarlo claramente y sin evasivas.

Juan (29 años): No tengo mucho sexo, pero cuando lo tengo padezco de una situación que me tiene a mal traer: no puedo eyacular. Mantengo la erección y paso mucho tiempo practicando el coito, siempre bajo la protección del preservativo, pero no logro terminar. Siempre trato de cuidar cada detalle, armo un interesante juego previo, con caricias, música y demás, pero al parecer cuando llega el momento de consumar el acto no alcanzo mi satisfacción personal. ¿Qué me pasa?

Algunos varones, a pesar de un cierto tiempo de estimulación manual o de un coito, nunca logran llegar a la eyaculación o la consiguen con gran esfuerzo. A esto se llama eyaculación ausente (aneyaculación) y retardada, respectivamente. Estar muy pendiente de "si va a terminar o no", le impide relajarse y disfrutar de manera calma y placentera del encuentro amoroso. Entre las causas psicológicas más frecuentes, están: la depresión, los trastornos de ansiedad, las fobias, las personalidades obsesivas y los trastornos obsesivos compulsivos. Si se logra el orgasmo por masturbación o coito oral y no en penetración es muy probable que no exista ninguna causa orgánica. Quizás necesite consultar con un/una terapeuta sexual.

Ale (17 años): Tengo fobia a besar mal y por eso no me animo a estar con un chico

Una de las partes más sensibles del cuerpo humano es el área de la boca, específicamente, los labios, en los cuales se encuentran receptores muy sensibles, que discriminan, de manera muy minuciosa, cualquier objeto externo que los toque. Aprender a besar es como aprender a manejar bicicleta. Ocurren intentos frustrados, se vuelve a intentar y, finalmente, nunca se olvida. El primer requisito es sentir la necesidad o el deseo de hacerlo. Si el temor es más grande hasta llegar a suponer que por eso no te acercas a un chico me parece que sería conveniente que consultaras con una /un psicólogo quien seguramente y a través de técnicas específicas te ayudará, en poco tiempo, a resolver este temor y quizá otros. Te deseo el mejor de los besos.

Por Diana Resnicoff

Fuente: Hablemos de sexo