¿Importa el tamaño del pene?

Tabú
Tipografía

Un estudio realizado por científicos de la Escuela de Biología de la Universidad Nacional de Australia ha terminado, aparentemente, con un debate que tenía a los hombres preocupados desde hace mucho: el tamaño, sí importa.

Este estudio analizó las preferencias de 105 mujeres heterosexuales australianas de distintas razas y procedencias, y determinó que el tamaño del pene tiene un rol activo en la elección de pareja. Sin embargo, la investigación añade otros factores: las preferencias de las mujeres se basan en una combinación del tamaño del pene junto con la altura y la relación entre el ancho de cintura y de hombros.

Los investigadores sospechan que estas preferencias femeninas son responsables de que el pene del ser humano sea especialmente largo en comparación con otras especies cercanas, como los chimpancés y los gorilas. En otras palabras: antes de que los hombres vistieran ropa, las mujeres utilizaban el tamaño del miembro viril como uno de los factores para elegir al mejor compañero sexual con fines reproductivos.

Ahora bien, como sexóloga debo decir que la importancia del tamaño del pene es menor o nula, y que lo importante es el desarrollo erótico integral: la capacidad de expansión de todas las formas que la sexualidad y la genitalidad ofrecen.

Un varón que se siente sólido y seguro en su condición sexual tiene la misma posibilidad de disfrute si tiene un pene pequeño o si tiene uno grande. Pero también es cierto que sigue siendo una consulta frecuente el complejo de pene pequeño; se trata de varones que creen tener un pene chico cuando en realidad es perfectamente normal. Eso los hiere en la autoestima y puede llegar a provocar que eviten tener encuentros sexuales.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que las partes más excitables de la mujer están en la región del clítoris y en la parte anterior de la vagina y que, además, ésta se adapta y acomoda, debido a su elasticidad, al tamaño del pene. El orgasmo femenino no se produce solo por la penetración, sino también por el rozamiento de la región clitorídea y de los labios. Muchas mujeres no llegan al orgasmo si el clítoris no es estimulado manualmente, aunque el pene tenga un enorme tamaño.

Los varones han aprendido a darle primacía al pene y descuidan otros factores que intervienen en el juego coital: caricias, besos, distintas variantes, palabras afectuosas, fantasías. Si los hombres se tomaran el trabajo de escuchar, descubrirían que eso, a las mujeres, también les gusta, tanto o más que el tamaño del pene.

Por: Diana Resnicoff

Fuente: Hablemos de sexo