As soon as you open an account Bet365 will send you a 10 digit Offer Code via email. Receive Your £200 bet365 Welcome Promo Bonus plus £50 Mobile Promo

El proceso de formación de Gamarra

Contenido
Tipografía

Cuando la Avenida Aviación empezó a cobrar importancia como eje comercial, a inicios de la década de los cincuenta, el Jirón Gamarra era todavía una zona residencial. El Mercado Mayorista y Minorista de Lima potenció el movimiento  comercial en dicha avenida y sus alrededores, generando una fuerte demanda por los terrenos de la zona. En los años cincuenta y principios de los sesenta  fueron vendidos casi todos los terrenos de 700 a 1,000 m2; los últimos que estaban disponibles en la década de los setenta tenían ya precios prohibitivos.

Es en ese momento que empieza, incipientemente, el boom de Gamarra. Muchos de los actuales comerciantes de Gamarra se forjaron como ambulantes en la Avenida Aviación, luego de lograr su primera acumulación, buscaron instalarse y establecer una tienda. Como ya la zona de la avenida resultaba poco menos que inaccesible, comenzaron a ubicarse en el Jirón Gamarra. Uno de los primeros en seguir este camino fue Pedro Guisado (posterior propietario de la Galería Guisado).

Hasta entonces, el área que habría de ocupar el actual complejo Gamarra estaba calificada por la Municipalidad de La Victoria  como “residencial de alta calidad”. Tal calificación imponía una serie de restricciones. Según el arquitecto Alfredo Coll, las construcciones podían tener hasta cinco pisos; en caso de tener ascensor, se podían elevar hasta una vez y medio el ancho de la calle más el retiro, lo que implicaba que en una avenida ancha se podían construir edificios de hasta diez pisos.

Estos edificios podían tener hasta tres tiendas grandes, de 60 a 100 m2, en el primer piso; en los pisos superiores solo podía haber viviendas. No estaba pues permitido construir galerías comerciales.

Con la aplicación del Plan Metropolitano (Plandelmet), en 1972, se revirtió esta situación. Dicho plan cambió la zonificación de Gamarra, de residencial a comercial, dotándola del respaldo técnico necesario para cimentar el desarrollo de su infraestructura. Se dio así luz verde a la constitución de Gamarra; no es casual que Pedro Guisado empezara a construir las Galerías Guisado en 1972 y Santa Lucia en 1973. Al inicio las tiendas eran relativamente grandes, con un área promedio de 40 m2. Con el transcurso del tiempo y la profundización del fenómeno las áreas se fueron reduciendo: era casi un lujo tener un local de 20 m2 en una zona donde el espacio costaba alrededor de mil dólares por m2 (precio que habría de subir aun más). Los comerciantes de confecciones se vieron así obligados a mantener un taller en otra zona, de donde se aprovisionaban de mercadería que vendían en tiendas de solo 12 m2. Actualmente, se venden espacios de dimensiones muchos más reducidos.

El cruce con el Jirón Unanue se convirtió en el centro de Gamarra. Se construía muy rápido, trabajando día y noche; contra todo pronóstico, se alquilaba mas de lo que se vendía. El fenómeno es radial a ese centro, prolongándose linealmente a través de Gamarra pero abarcando hasta el Jirón Huánuco. Actualmente el complejo tiene un límite natural hacia el Este, la Avenida Aviación, por ser un corredor vial de fuerte movimiento vehicular.

De esta manera, Gamarra se constituyó en una nueva forma de urbanización comercial, inédita en el Perú.

Elaboración: GamarraSite.com