As soon as you open an account Bet365 will send you a 10 digit Offer Code via email. Receive Your £200 bet365 Welcome Promo Bonus plus £50 Mobile Promo

La nueva cara de Gamarra

Contenido
Tipografía

24 de octubre del 2007: Desalojo de ambulantes

Gamarra ese día no fue esa aglomeración de actividad comercial en la que es difícil abrirse paso, ni esa máquina de producción febril que mueve millones en el sector de confecciones: fue un área solitaria y cercada, un terreno disputado y el escenario de una batalla contra la informalidad. Conforme lo dispuso la Municipalidad de La Victoria, la Policía Nacional acordonó a las 3:00 a.m. todo el perímetro del Damero de Gamarra, el cual permaneció cerrado un total de 48 horas, en una medida que apunta a erradicar el comercio ambulatorio de la zona.
En la operación intervinieron 1.500 efectivos, además de 50 jinetes y 36 patrulleros. Por la hora en que se ejecutó el cierre, no se presentaron hechos de violencia.

Como era de esperarse, el cierre causó protestas. Detrás de las rejas que rodean el emporio, cientos de personas -muchas de ellas trabajadoras de las tiendas y talleres de Gamarra- pugnaban por entrar, preocupadas por el perjuicio económico que representarían para ellas los dos días de paro.

Lo que aparentemente nadie discutía era el objetivo de impedir el ingreso de los vendedores ambulantes, cuyo número superaba los dos mil y que generaban desorden e inseguridad.

Según explicó el alcalde distrital, Alberto Sánchez Aizcorbe, los únicos que podrán permanecer en las calles son los carretilleros y los conductores de puestos de emoliente o venta de periódicos debidamente organizados.

El personal de la Municipalidad de La Victoria aprovechó la jornada para limpiar los postes y las calles vacías y para podar los árboles sembrados en el Damero de Gamarra. Mientras tanto, examinaron la zona equipos del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), de Sedapal y de la compañía Luz del Sur. Los funcionarios de Sedapal encontraron conexiones clandestinas de agua y constataron el deterioro y el robo de medidores de consumo. Asimismo informaron que en la zona hay 26 grifos contra incendios.

Los trabajadores de Luz del Sur hicieron hallazgos similares: confirmaron que se estuvo robando electricidad de postes y tiendas y que existían instalaciones peligrosas. Con la ayuda de un camión provisto de un brazo hidráulico, los técnicos de la empresa comenzaron a cortar los cables instalados irregularmente.

El alcalde del distrito, Alberto Sánchez Aizcorbe, detalló, sin embargo, que de los 2 mil 300 ambulantes del lugar, unos mil eran “jaladores” de las galerías.

Las opciones son que estas personas trabajen como empleados o que compren puestos de venta de manera individual o conjunta.

Elaboración: GamarraSite.com